Togo y Balto: Una ficción para el celuloide vs la realidad.

togo-and-balto

Lo que siguió después no fue agradable en lo absoluto, a Kaansen se le pidió hacer tours, una segunda entrada al pueblo filmada y con toda la gente recibiendo a los perros, una película, etc. El equipo viajó a Seatle, donde comenzó su carrera a la desgracia. Haciéndose infelices a base de viajes en cajas en bodegas de trenes, los perros pasaron por todo tipo de espectáculos, terminando en un “Dime Museum” (uno de esos museos que exhibían a mujeres barbudas y egnte deforme) sin apenas comida y agua, a unas temperaturas poco saludables y sin siquiera aire fresco.

Después de que un reportero se enterara de la historia, se logró comprar a los perros incitando a toda la ciudad a donar dinero para pagar la suma que se pedía (nada barata). 

Los cuerpos de Balto y Togo fueron preservados. Creo que todos aquí sabemos que hay una estatua en Central Park dedicada a Balto y, en menor medida, al resto de mushers y perros que participaron en la carrera del suero.

Togo se quedó invalido por la distancia recorrida y el esfuerzo realizado, y nunca pudo volver a tirar de un trineo seriamente.

Otro dato importante es que la película que Kaansen y sus perros rodaron distorsionaba terriblemente la realidad: en el film Balto y el resto del equipo recorrían solos todo el trayecto, además a Balto se le permitió el arnés de líder después de que varios perros sucumbieron y, además de salvar al equipo de pasar por hielo quebradizo (que fue verdad), el perro salvó al musher (falso).

Esa película fue la que Disney adaptó y exageró aún más, puesto que ahora además Balto era un perro callejero y marginado, mitad lobo y antisocial, pero en el fondo perro de corazón y el salvador del mundo.

Ah, sí, Seppala y Togo también recibieron un homenaje y reconocimiento, en la página que tanto menciono aparece este episodio. Digo, Seppala era el mejor musher y el mejor criador de perros de tiro de Alaska, eso fue lo que le salvó de caer en el olvido en mi opinión, más que el hecho de haber cubierto mucho más kilometraje que el resto de mushers.

Por todo esto es por lo que yo digo que Togo fue el verdadero héroe, en contraste con todos aquellos que acreditan a Balto como único salvador de los niños de Nome.

Y, después de todo, los otros 18 mushers que participaron cayeron igualmente en el olvido, ni siquiera he podido recuperar sus nombres ni los de sus perros guía de internet.

Por supuesto que todos los mushers y todos los perros fueron los héroes, pero si alguien sobresalió, más que Balto y Kaansen fueron Togo y Seppala, Togo especialmente, por quedar inválido por el tremendo esfuerzo que realizó. Por suerte sí se les reconoció a ambos, pero mucho más tarde y cuando Balto ya era el perro más famoso del mundo occidental (no sé si oriental).

Fuente: http://www.balto-iditarod.com, y Wikipedia.

Anuncios